Potencializando el talento. El caso Jacob Velazquez
Jacob Velazquez. Imagenes de America's Go Talent (GAT) junio 2020

Potencializando el talento. El caso Jacob Velazquez

por: Laura G. Tejeda G.

«Soy el tipo de persona que no solo se sienta y espera a que sucedan las cosas, soy el tipo de persona que elabora un plan sobre cómo lograr ese objetivo.

Quiero estar en America’s Got Talent para mostrarle a la gente que solo porque tienes algún tipo de discapacidad o algún tipo de diagnóstico no significa que no seas capaz de hacer grandes cosas».

Jacob Velazquez

12 años

¡Tremendo discurso para un chico de 12 años!  ¿no es así?

Pero estas fueron las palabras con las que Jacob se presentó ante el jurado del conocido programa de televisión que se trasmitió el último jueves de junio en la Unión Americana,  ya que Jacob  tiene diagnóstico de Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado (PDDNOS, sus siglas en inglés), mismo que él describió ante los jueces como «similar al Síndrome de Asperger pero con retraso en el habla».

Pero ¿Quién es Jacob y por qué nos llama tanto la atención su caso?

Precisamente porque se trata de una familia potencializando los «intereses restringidos» de su hijo con todo lo que pueda.

A Jacob lo diagnosticaron cuando tenía 4 años y cómo muchos otros padres,  los suyos se preguntaron diagnóstico en mano ¿realmente qué podría ser de su futuro? 

La respuesta la tuvo el propio Jacob. Con un talento natural para la música, le bastó escuchar tocar el piano a su papá para ser capaz de reproducir esas mismas piezas.

«Finalmente decidimos cambiar nuestra mentalidad y pensar en sus muchas capacidades en lugar de su discapacidad y nos sentimos muy bendecidos de estar donde estamos ahora».  

Willie Velazquez,

Padre de Jacob

A partir de ahí, la familia buscó potencializar sus talentos, lo inscribieron a clases de piano con tan solo cuatro años y lo que pasó después ¡wow!  no es que le pase a cualquiera.  No sólo tenía talento, sino una ¡gran determinación!  que con el apoyo de su familia y bajo el cobijo de importantes profesionales de la música, ha ido cristalizando en sus apenas 12 años de vida.  

La familia de Jacob Velazquez. Imágen de America's Go Talent, junio 2020

Jacob no soló toca el piano y la batería, también es compositor.  Se ha presentado en diversos programas de televisión, estudia en una de las más prestigiadas  Academias de piano de E.U.,  a los 7 años de edad grabó su primer disco  y ha sido invitado a tocar con algunas orquestas profesionales tanto para interpretar música clásica como pop, tiene su propio canal de youtube, donde sube videos propios, en los que a veces incluye la participación de su hermanita.

Jacob es la clase de chico que «quiere comerse al mundo».    No teme hacer cosas diferentes, como  llegar mostrando en un cartel como visualizaba  él su presentación en el programa, tampoco teme hablar de su diagnóstico, no para pedir «que se bajen los estándares», sino por el contrario, para demostrar muy orgullosamente que su condición no es un límite

Y es que precisamente, dedicarle estás líneas no es para mostrar uno de esos «prodigios con autismo».  Si no para invitar a hacer ese cambio de mentalidad del que hablaba su padre. 

Todos nuestros hijos tienen algún o algunos talentos, TODOS. Es esa la parte que tenemos que descubrir y ayudar a potencializar. 

«Una nube oscura no es señal de que el Sol haya perdido su luz». 

Charles Spurgeon

«El Mundo Colorido«, melodía original de Jacob Velazquez.

Vine al mundo una lluviosa mañana de septiembre de 2007. Mi familia estaba muy contenta. Al principio todo fue yendo como se esperaba. Incluso comencé a hacer mis primeros sonidos. Pero un día el balbuceo paró y nadie sabía por qué.  Mostré poco interés en jugar con juguetes y con otros niños. Pero podría ver un ventilador girar durante horas.  A los 3 años fui diagnosticado con trastorno alimenticio, retraso en el habla y un severo GERD (Trastorno de reflujo gastroesofágico).  Pasaría algunos de los siguientes años de mi vida en terapia. Poco después los doctores dieron las noticias a mis padres de que tengo PDDNOS (Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado). Esto es una forma de Autismo. Nadie sabía lo que depararía mi futuro. Y entonces descubrí la música. Y finalmente comencé a ver el mundo de color. He llegado a conocer y a actuar para algunas de las personas  más inspiradoras del mundo. 

Tener Autismo no quiere decir que no seas capaz de grandes cosas.

Pero significa que somos Únicos, Diferentes y Geniales.

La única forma de desarrollar una habilidad es permitiendo DESARROLLARLA. Y esta es la parte en que muchos padres podemos perdernos, bien porque no hemos podido superar el golpe anímico del diagnóstico y aún visualizamos el TEA como una limitación, o bien porque seguimos arrastrando una visión limitada de que es lo aceptable  como futuro, en especial como futuro laboral.

Tenemos chicos/as con mucho talento… guardados en casa. Un talento que no se desarrolla hasta el límite de su capacidad, porque no lo vemos más que como «algo para que se entretenga». 

Con esto no quiero decir que siempre sea fácil detectar cuando un «interés restringido» es un talento. Tampoco que si se tiene talento se sea un prodigio. Pero cambiar de mentalidad SI quiere decir abrirnos a las posibilidades de observar cuales de esos intereses de nuestros chicos les hace feliz y como se puede desarrollar para que llegue  a transformarse en una actividad productiva.

Ayudemos a nuestros hijos a ser la mejor versión de sí mismos dándoles herramientas para que su talento florezca. Si lo suyo es hacer pan, que sean el mejor panadero que puedan y si moldean plastilina, ¿por qué no investigar cómo pueden desarrollarse en stop motion?

Cierro simplemente con un conocido texto de Alejandro Jodorowsky:

«-Tengo un problema con mi hijo: me trajo las notas del colegio, una alta calificación en dibujo y una pésima calificación en matemáticas.

-¿Qué harás?

-¡Lo pondré de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de matemáticas!

-Error, ponlo de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de dibujo. Desarrolla su talento. Todos servimos para algo pero no todos servimos para lo mismo.«

Laura G. Tejeda G.

Madre de una persona dentro del Espectro Autista. 

Difusora de información sobre TEA.

Miembro del Comité de Comunicación Autismo Ciudad de México.

íconos y enlaces activos. Toca para acceder.

Deja un comentario