Estimulación vs intervención temprana ¿Hablamos de lo mismo?
Intervención temprana

Estimulación vs intervención temprana ¿Hablamos de lo mismo?

Por: María Angelina Silveyra Baquedano

Todos los humanos a lo largo de nuestra vida estamos expuestos a muchos estímulos (unos mejores que otros). Nuestra capacidad de responder a esos estímulos se va desarrollando desde el nacimiento hasta los ocho años, que es cuando nuestros sentidos alcanzan su máxima capacidad y están alerta para almacenar la información. Durante los primeros ocho años ¡Todo es nuevo!; y es por ello; que estimular los cinco sentidos, es tan importante. Además es el periodo en el que el cerebro cuenta con mayor plasticidad, lo cual quiere decir que está ávido de aprendizaje y tiene todos los canales dispuestos para recordarlo y usarlo en el mejor momento.

Por tal motivo, al recibir un nuevo bebé en casa, frecuentemente escuchamos sobre ESTIMULACIÓN TEMPRANA”, pero, ¿qué sucede cuando nuestro bebé tiene requerimientos adicionales o “Barreras para el aprendizaje y la participación” o cuando tenemos la sospecha de que el ritmo de desarrollo en las áreas intelectual, social, emocional, motriz o comunicativa va desfasado. Para esos casos existe la “INTERVENCIÓN TEMPRANA”, que, como su nombre lo indica, busca proveer de herramientas a niños entre los 45 días de nacidos y los 4 años, que no hayan logrado adquirir los patrones motores básicos y requieran intervención en sus habilidades funcionales y/o ayuda para mejorar su coordinación muscular, equilibrio y postura, para realizar las actividades normales de cada día. ¡Todos los bebés necesitan estímulo!, pero que mejor que sea dirigido y acorde a sus propias necesidades para cada etapa.

estimulación temprana

La Intervención Temprana diseña planes de trabajo específicos para cada bebé, y no solamente estimula los sentidos de manera regular, sino que propone realizar una valoración, que dé como resultado aquellos requerimientos individuales de nuestros bebés. Por ejemplo: Nacimiento prematuro, tono muscular alto o bajo, luxación de cadera, pérdida de audición, sospecha de autismo o sencillamente un desfase en el desarrollo que se puede compensar con Intervención antes de que se vuelva crítico.

bebés
Intervención temprana en bebés
La intervención incluye varios aspectos de manera individualizada
Intervención temprana

Además expande estas herramientas extraordinarias a los papás y cuidadores para que puedan continuar ejercitando todas las áreas de desarrollo en casa. También les brinda opciones terapéuticas, para que puedan acceder a técnicas específicas que fomenten la adquisición de habilidades en todas las áreas de desarrollo. A veces la intuición nos dice que algo anda mal, pero las sugerencias de amigos y familiares indican que “cada niño tiene su ritmo” y si bien es cierto, nunca está de más apoyar a nuestros hijos para alcanzar los hitos de desarrollo.

Con la única finalidad de que su crecimiento sea sano y que todos los aprendizajes que van ligados a ese, que “le cuesta más trabajo”, no se vean retrasados por algo a lo que se le pudo dar solución desde el principio.

Si tienen alguna duda o requieren ampliar la información pueden enviar un correo a: 

info@educacionespecialmas.com

María Angelina Silveyra Baquedano

Licenciada en Comunicación Humana egresada de la Universidad de las Américas, Maestrante de Educación Especial y Necesidades Educativas Especiales por la Universidad de Guanajuato.

Directora y fundadora de la Asociación Civil Educación Especial MAS+. Centro Escolar y Terapéutico desde hace 9 años.

Actualmente participa en Autismo Ciudad de México.

Ponente y capacitador en varios foros de Educación Especial y participa activamente en el Laboratorio de Investigación de Educación Especial MAS+

Deja un comentario